Clases presenciales 2015 de Game Design en el Palacio Barolo

Hay un portal dimensional en la torre. Declarado Monumento Histórico Nacional, fue construido en 1923 y está inspirado en la Divina Comedia. Allí dictamos el ciclo 2015 del curso de diseño de juegos.

Es el lugar ideal para abrir la cabeza a la creatividad. El palacio tiene 100 metros hasta la punta del faro en los que se apilan 22 pisos, en referencia a la cantidad de cantos de la Divina Comedia y las estrofas de los versos del poema de Dante Alighieri. Un arroyo (del que no se sabe mucho) corre en el subsuelo y los sectores de la estructura se corresponden con el Infierno, el Purgatorio y el Cielo. La torre representa el Empíreo, que en la teología católica medieval es el más alto de los cielos, donde existe la presencia física de Dios, los ángeles y las almas del Paraíso.

Palacio Barolo

El impresionante Palacio Barolo es un caso de diseño integral que incluye detalles como los picaportes y los ascensores, inscripciones en latín y griego y numerosas esculturas que, desde luego, están rodeadas de misterios y leyendas urbanas.

Se dice, por ejemplo, que en los primeros días de junio, cuando la punta del faro coincide perfectamente con la Cruz del Sur, se abre un portal en la torre que conduce al Cielo (y donde desapareció algún que otro personal del palacio, que desde entonces evita subir en esos días).

Por supuesto, en junio nosotros planeamos subir. Si no se abre el portal dimensional, al menos vamos a tratar de proyectar una batiseñal con el faro.

Palacio Barolo

El Palacio Barolo es obra del arquitecto italiano Mario Palanti, quien construyó el enorme edificio a pedido del empresario textil Luis Barolo. Se encuentra en el barrio de Monserrat, Avenida de Mayo 1370, a unas pocas manzanas del Congreso de la Nación.

La sala de clases presenciales de nuestra escuelita ese año funcionó allí, en el Piso 16, cercano a la torre del faro; en el mismísimo Cielo. Para llegar hay que ir en ascensor hasta el décimo cuarto piso y subir dos más por escalera luchando contra hordas de murciélagos y portando lámparas de aceite.

Palacio Barolo

La vista desde la altura hacia la ciudad es algo asombroso, en especial por la noche. Pero, más allá de esto, entrar al Palacio es una experiencia emocionante, y eso lo decimos muy en serio. Es un viaje al pasado, donde todo se siente especial. ¡Mucho estilo, sí señores! Nos parece el lugar ideal para tomar clases de diseño de juegos. Como dijimos por ahí, es como dar clases dentro de BioShock Infinite. ¡Muhahaha!

Más entradas de blog